NACE THE DYER’S HOUSE


Hoy es uno de esos días que marcan un antes y un después en tu vida. El momento en el que el sueño por el que llevas luchando durante tantos años, como por arte de magia, de repente se hace realidad. Y aunque nos mudamos en el verano, es ahora, después de meses de preparativos, cuando por fin podemos decir que ¡comienza la función!

Los que nos conocéis de nuestras andanzas en Mundo Lanar, sabéis que llevábamos varios años organizando actividades y participando en ferias y markets, lo que nos ha permitido descubrir infinidad de rincones de nuestra geografía y conocer gente maravillosa. Una etapa inolvidable y años de mucha carretera, siempre con los bártulos de arriba para abajo, de la que guardamos unos recuerdos espectaculares. Pero es momento de cambio, y aunque haremos las maletas cuando la ocasión lo requiera, damos paso a una nueva fase más tranquila al abrigo de The Dyer’s House. La idea de venirnos a vivir al norte llevaba años rondado nuestras cabezas porque nos encanta la ruralidad, tener el mar cerca y ver el campo siempre verde, aunque nunca imaginamos que se iba a dar de forma tan repentina. Y aunque no ha sido un cambio fácil, porque habíamos echando raíces en la Sierra de Madrid y hemos dejado atrás muchas cosas a las que teníamos verdadero apego, tras unos meses interminables de mudanza, podemos decir que ha merecido la pena. El detonante de un cambio tan imprevisto, ha sido que nuestros proyectos estaban pidiendo a gritos E S P A C I O  en el que poder desarrollarse, ya que habían ocupado hasta el último centímetro cuadrado de la casa dejando poco margen para la vida cotidiana. A más de un emprendedor os sonará esto…


Knocking the door at The Dyer's House


Casa con nombre

Desde que los Tintes Naturales pasaron a formar parte de nuestras vidas, no hemos dejado de soñar con la idea de crear un espacio integramente dedicado al tema. Una vez cumplido el sueño, nos apetecía ponerle nombre, primero, porque le ponemos nombre a todo y, segundo, porque es una forma de reconocer la intencionalidad del proyecto. Estuvimos semanas dándole vueltas y no dábamos con la tecla hasta que, de repente, se encendió la lucecita. Así, pensando en que antiguamente era costumbre llamar a las casas en función del oficio de quién la habita (cantero, carpintero, herrero etc.) nos hacía ilusión que la nuestra hablara también de lo que, nunca mejor dicho, aquí se cuece. Estuvimos debatiéndonos entre varios nombres o en si llamarla La Casa del Tintorero o de la Tintorera (e incluso de buscar un nombre más general que no dejara de lado a las Fibras Naturales) y al final nos decantamos por la versión en inglés, ya que evitaba el  dilema de género y era también es una forma de decirle al mundo que aquí en España, aunque sea en una remota aldea cántabra, también hacemos culto a este bonito oficio.


The Dyer's House


¡Bienvenidos!

En este estreno de blog sólo nos queda daros las gracias por vuestro apoyo. La intención con este rincón de la web, además de manteneros informados acerca de todo lo que pase aquí en The Dyer’s House (talleres, jornadas, eventos, cursos, slow weekends) es compartir con todos vosotros saberes tintóreos, gastronómicos y agroecológicos, que a nosotros nos ayudan a llevar una vida más natural, saludable y entretenida. Os recordamos que si queréis ser los primeros en recibir nuestras novedades y descuentos exclusivos para nuestros subscriptores, podéis apuntaros a la newsletter a través de ESTE ENLACE).

One thought on “NACE THE DYER’S HOUSE

  1. jesus natanael garcia valencia

    Felicidades y animo en el esfuerzo tan grande que desempeñais por y para la profesionalidad.

    Un cordial saludo desde sevilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *